(+34) 685617084

Buscador de cursos en acupuntura

marzo 22, 2018

La acupuntura es una técnica curativa de la medicina china tradicional. Se basa en el uso de agujas muy delgadas para estimular puntos específicos en el cuerpo, llamados meridianos, para mejorar el flujo y el equilibrio de energía.

La medicina oriental considera al cuerpo humano como un sistema de flujos de energía, y por ello busca el equilibrio para un estado saludable. El primer paso, antes de la colocación de las agujas, es la toma del pulso y examen de la lengua del paciente para diagnosticar los desequilibrios de energía.

El acupuntor procederá a tratar los diferentes meridianos, que conectan a diversas zonas del cuerpo, para estimularlos. Cuando se inicia una sesión, la persona se recuesta en una mesa especial boca abajo o boca arriba, para luego insertarle las agujas en los puntos seleccionados.

Mientras se insertan las agujas puede sentirse un poco el dolor, hormigueo o entumecimiento. Las agujas quedan en el cuerpo de 30 a 45 minutos. Dependiendo de lo que presente el paciente. Durante ese tiempo muchas personas suelen quedarse dormidas.

Algunas veces se aplican tratamientos adicionales durante la acupuntura para aumentar el flujo de energía, por ejemplo:

Las agujas pueden estimularse con una corriente eléctrica muy apacible (electroacupuntura).

La moxa es un material suave preparado de la yerba mugwort seca. Se puede poner en el extremo de arriba de las agujas de acupuntura o, en ocasiones, directamente en la piel. La moxibustión es la quema que proporciona calor.

También se pueden usar recipientes de vidrio para la succión de puntos específicos. Esta práctica estimula el flujo de energía. Si las tazas quedan durante mucho tiempo estas pueden causar marcas rojas.

La acupuntura se usa para tratar distintas enfermedades como estrés, la infertilidad, obesidad, hipertensión arterial, la diabetes, entre otros, siempre buscando el equilibrio entre el “yin” y “yang” o la fuerza vital.