(+34) 986013487

Cursos y master economía ambiental

abril 4, 2018

Economía suele pensarse como sinónimo de finanzas, proyecciones o modelos econométricos. Sin embargo, existe una amplia gama de temas que son objeto de estudio para esta ciencia (dentro de estos algunos menos tangibles que otros o de índole más subjetiva que otros). La explotación del medio ambiente para obtener beneficios ha sido bastamente debatido. La economía ambiental y su rigor adquieren cada vez más importancia por la necesidad surgida de hallar respuestas aceptables y demostrables que sirvan para justificar o no el uso del medio ambiente para generar riquezas.

La rama de la economía que aplica instrumentos matemático-analíticos para solucionar problemas relativos al uso de los recursos naturales se le denomina economía ambiental. Formalmente, la economía ambiental se puede definir como un campo de estudio que reconoce el valor del medio ambiente y la actividad económica y toma decisiones basadas en esos valores. (Wierenga, 2006).

Campo de economía ambiental

Este campo de estudio utiliza la valoración ambiental para tomar decisiones de un eficiente uso de los recursos naturales. La estimación ambiental pretende obtener una medición monetaria de la ganancia o pérdida de bienestar que una persona experimenta a causa de una mejora o daño de un activo ambiental accesible a dicha persona. Dicha valoración consiste en un conjunto de técnicas y métodos que permiten medir las expectativas de beneficios y costos por el uso de un activo ambiental, la realización de una mejora ambiental y la generación de un daño ambiental.

El principal método utilizado para la valoración es el análisis costo beneficio (ACB). Dicho análisis consiste en recopilar y medir la evaluación de un proyecto ajustado al valor actual en el tiempo para determinar su factibilidad. Un correcto análisis costo-beneficio no incorpora únicamente los valores monetarios porque hay daños no mesurables cuando se trata del medio ambiente que no deben ser aislados.

Es importante considerar que los impactos negativos producidos al medio ambiente repercuten a la sociedad y la economía en formas de externalidades, contaminaciones y colisiones que deben ser reducidos a su forma de menor consecuencia ambiental.